6 meses en Arabia – Se dice fácil, pero se requiere de un gran esfuerzo!

Hola amigos y familia! Ya es octubre, estamos en la recta final del año. El 8 de octubre cumplí 6 meses en Riyadh, pues llegué acá el 8 de abril de este año. Y como dice el título, se dice fácil, pero se requiere de un gran esfuerzo!

Sin duda alguna lo más difícil de estar en Arabia, o de estar en cualquier lugar es estar lejos de mi familia (padres y hermanos), pues los extraño mucho. Pero al mismo tiempo, no puedo negar que mucha gente en este lado del mundo se han portado como familia conmigo, apoyándome en momentos difíciles, ofreciéndome su ayuda desinteresada, y velando por mi y preocupándose por mi. Aun siendo este país un lugar muy complicado y estricto, nunca me he sentido inseguro pues sé que ante cualquier problema, solo necesito una llamada telefónica y cualquiera de mis amigos estaría ahí en 5 minutos para lo que necesitara: dinero, traducción, apoyo moral, morada, etcétera. Por otro lado, tener a mi novia cerca de aquí a una hora y media de vuelo ha sido crucial en poder tener una vida más alegre, pues casi cada fin de semana la puedo ver y eso me brinda mucha estabilidad.

Estos primeros seis meses han sido demasiado activos. He cambiado de residencia cinco veces (hotel, compound de la compañía, departamento amueblado, acampando en casa de mi jefe, y finalmente mi departamento). De los 28 fines de semana que he estado aquí, he estado en Riyadh sólo dos o tres, los demás la mayoría de ellos en Dubai. En Mayo viajé dos veces a Jeddah a la corte real de Arabia Saudita, y una de ellas en jet privado (la primera vez en mi vida). A finales de junio mis hermanos me visitaron, y pasamos buenos tiempos juntos en Arabia y en Duabi (dos semanas). El verano fue muy activo con la copa del mundo, pero también pasamos un calor infernal por aquí (mayo a septiembre temperaturas de más de 45 grados). En julio fui a Abu Dhabi por primera vez a una junta de trabajo. En agosto empezó el Ramadán, y el primer fin de semana fui a Beirut, donde la pasé muy bien. Volviendo de Beirut me fui dos semanas a México, y regresando de México empezaron las vacaciones de Eid al Fitr (una semana al final de Ramadán), donde me fui dos semanas de vacaciones a Europa (Roma y Barcelona). Volviendo de Europa a finales de septiembre, me fui una semana a Filipinas para un entrenamiento de la compañía, y los tres últimos fines de semana he estado en Dubai. Así es que como pueden ver, estos seis meses han sido muy activos.

En cuanto al trabajo, he aprendido mucho estos seis meses también. He tenido la oportunidad de trabajar en muchas áreas de la compañía: finanzas, comercial, planeación, operaciones, aeropuertos, etcétera. Ahora sé exáctcamente qué pasa cada vez que un avión aterriza, y también entiendo los principios matemáticos detrás de la estrategia de precios de las aerolíneas. En fin, muchas recompensas en estos seis meses.

En cuanto a instalarme aquí, como lo comenté, ya por fin estoy rentando mi propio departamento, y además es la primera vez en mi vida que me hago cargo yo solo de mi departamento, pues en el pasado había compartido con alguien más durante la maestría en Francia y Singapur, o había vivido en hoteles en Monterrey y Estados Unidos, o con mis papás en Cuernavaca, o con familia en el DF. Me tocó amueblarlo completamente, comprar aires acondicionados, refrigerador, cama, etc. La verdad estoy muy contento en mi búnquer, pues cuando vuelvo de cada viaje es muy agradable volver a mi casa.

Mi vida aqui mejora día a día, en especial por el clima, pero también por otros factores. Uno de ellos es que hace poco me inscribí en un gimnasio aqui en Riyadh y estoy haciendo un poco de ejercicio, aunque no tanto como quisiera. Además de eso, la vida social ha mejorado también, pues varios de mis amigos de Dubai estan trabajando en proyectos aquí, y los he podido ver para cenar. Además de eso, han llegado más mexicanos a Arabia! Conozco a dos de ellos, pues me contactaron mediante mi blog hace varios meses ya: Daniel, que llego a Riyadh como médico pediatra hace tres semanas. La semana pasada tuve la oportunidad de conocerlo, pues vino a mi casa junto con Rubén, un piloto mexicano que también trabaja en Riyadh, y nos tomamos unas cervezas “sin alcohol”… También hace casi un mes llegó Gretel Leyva, una chica mazatleca con su familia, pero ellos llegaron a Khobar (la costa este), y a ellos no los he podido conocer en persona. Pero bueno, al menos de vez en cuando puedo ver a mis paisanos por aquí o hablar con ellos por teléfono, y eso siempre es agradable. Aquí en Riyadh también esta otro mexicano jóven, Juán Ávalos, trabajando en Ericsson, y en Dammam está Juan Carlos Onofre, con su familia, trabajando en ABB. A los dos los conocí en la cena de la embajada para celebrar la independencia, y son gente muy agradable. Y bueno, Rubén Morales es un buen amigo también, que trabaja para una compañía de aviación privada, así es que poco a poco la vida social entre mexicanos va mejorando.

Lo único que no mejora es la frustración constante de vivir en este país. Antes de quejarme, tengo que aclarar que estoy agradecido con este país pues a pesar de no ser el mío, me brindan una oportunidad profesional bien remunerada, que muy pocos países en el mundo me podrían brindar. Por ese simple hecho siempre estaré agradecido con Arabia. Adicionalmente, me he topado en este país con gente muy buena, de mucha calidad humana, que me han apoyado día a día desde que llegué. Eso también lo tendré siempre en mente y estaré siempre agradecido. Ahora, dicho lo anterior, tengo que aceptar que es un país extremadamente frustrante para vivir. Pero en el futuro hablaré un poco de los problemas sociales que atacan a este país, pues como mi amigo Roberto mencionó, sería interesante conocer qué problemáticas sociales enfrenta esta sociedad, y cual es el punto de vista de los locales.

Los dejo amigos, les mando un abrazo. Una vez más, quiero agradecer a la gente que sigue este blog, a mis familiares y amigos, y a aquellos que me han contactado en los últimos meses para aprender más sobre la vida en Arabia Saudita. Quiero decirles que por fin tengo internet en mi casa, y estaré publicando mis artículos más seguido!

Un abrazo, ma’salama!

Victor