Prohibiciones y pasatiempos en Riyadh

Hola amigos, familia y lectores. Les escribo nuevamente desde el viejo oeste, o mejor dicho: Riyadh, Arabia Saudita.

Volví a Riyadh hace unos días, después de pasar unas vacaciones muy agradables en Roma y Barcelona con mi novia Hayat. Me fui de vacaciones pues terminó el Ramadán (el mes de ayuno en el mundo musulmán), y al terminar Ramadán inician unos días de fiesta religiosa llamados Eid Al Fitr, que literalmente significa algo así como la fiesta de romper el ayuno. Son 4 o 5 días en los que los musulmanes visitan a sus familias y amigos, y hacen obras de caridad. En la compañía donde trabajo nos dieron la semana de vacaciones, por lo que me tomé la semana completa y 3 días más para irme de vacaciones. En Barcelona fuimos a la boda de una compañera de la maestría, y en Roma visitamos a una amiga de Hayat.

Hoy les contaré un poco sobre las restricciones que existen en Arabia Saudita, en cuanto a las libertades individuales, pues me he dado cuenta que este es uno de los temas sobre los cuales la gente común y corriente está menos informada. Es como hablar de las diferentes multas que existen en Singapur (hay inclusive playeras a la venta que dicen “Singapur, a fine city”, usando el juego de palabras de fine=bueno, pero también fine=multa). Nombraré sólo algunas de las restricciones, para darles una idea.

Prohibiciones y leyes de Arabia Saudita.

– No se vende alcohol en Arabia Saudita. Es un crimen vender alcohol en Arabia Saudita. No existe un solo comercio legítimo que venda alcohol, sin importar si el cliente es extranjero, o musulmán o no. El único alcohol que existe es el alcohol hecho en casa (cerveza, vino), o botellas de contrabando, que alcanzan precios tan altos como los de las drogas en países occidentales (una botella de vodka de marca cuesta el equivalente a 300 dólares en el mercado negro, además de ser un crimen).
– Está prohibido el juego (apostar). El Corán establece que apostar es un pecado grave, y como tal no se permite el juego aquí. Inclusive está prohibido traer fichas de póker de contrabando. Los websites de apuestas están bloqueados por un firewall del gobierno de Arabia (inclusive aquellos donde no se apuesta dinero real, sino fichas virtuales).
– Segregación de géneros (o sexos). En Arabia Saudita está prohibido que se reúnan en espacios públicos mujeres y hombres que no están relacionados como familia (padres e hijos, esposo y esposa, hermanos, etc.). Esta es una de las restricciones que más impacta a los extranjeros que vienen de países occidentales y que están acostumbrados a poder ver a sus amigos y amigas en bares, cafeterías, parques, etcétera. La consecuencia de esta restricción es que para todos los comercios, existen separaciones entre hombres y mujeres; por ejemplo, los restaurantes cuentan con la sección de hombres solos (a la que yo siempre entro con mis compañeros de trabajo o amigos hombres), y la sección de mujeres y familias (donde un grupo de mujeres entraría, o donde un señor con su esposa irían a comer). En cada sucursal bancaria existe una parte que es sólo para mujeres, y cuenta con una entrada separada que da hacia la calle. Los hospitales la misma historia. Las escuelas también. En fin, cualquier comercio que uno se pueda imaginar. Los centros comerciales cuentan con días que son “sólo para familias”, en los cuales es prácticamente imposible entrar al centro comercial si uno va solo, o con un amigo hombre.
– Las mujeres no pueden manejar. Está prohibido que una mujer maneje en Arabia Saudita. Todas las mujeres tienen que tomar taxis, o tener un chofer privado, o esperar a que sus familiares hombres las lleven a sus actividades.
– Las mujeres deben usar “abaya”. Todas las mujeres en Arabia Saudita, al llegar a la pubertad, deben vestir con una túnica negra que les cubre todo el cuerpo desde el cuello, hasta los pies, y deben cubrir su cabello. El velo que les cubre la cara es opcional.
– No existe libertad religiosa, la única religión permitida es el Islam. En Arabia Saudita no existe libertad de credo. Los habitantes del país que profesan otra religión no tienen permitido hacerlo en este país. En el aeropuerto se confiscan biblias, o crucifijos, o cualquier artículo religioso de otra religión. Inclusive dentro del Islam existe un poco de discriminación hacia la variante Shia, pues en Arabia Saudita la secta del Islam aceptada es la Suni. No existe ningún templo en el país de otra religión que no sea del Islam (o sea, mezquitas son los únicos templos en el país).
– Todos los comercios deben cerrar sus puertas durante las horas de rezo. Los musulmanes tienen 5 llamadas a rezar cada día, y cada tiempo de rezo dura un tiempo aproximado entre 30 minutos y 45 minutos. Durante estos periodos, todos los comercios del país deben cerrar sus puertas. Las llamadas al rezo son (dependiendo de la posición del sol, pero aproximadamente): 5am, medio día, 3.30pm, 6.00pm, 8.30pm. Los comercios se ven afectados por todos excepto por el de las 5am.
– Los musulmanes están obligados a ir a rezar. Si un musulmán es sorprendido en un espacio público a la hora del rezo, la policía religiosa le pide que vaya a rezar.
– Los hombres deben vestir conservadoramente. No es aceptado (o bien visto) que los hombres vistan shorts, o playeras sin mangas en espacios públicos, especialmente en Riyadh, la capital de Arabia (las costas como Jeddah y Khobar son otra historia).
– Está prohibida la pornografía. Tanto en televisión, como revistas, websites (bloqueados por el susodicho firewall), o cualquier artículo pornográfico, incluyendo juguetes sexuales.
– No existe libertad de expresión. Está prohibido criticar a la familia real en los medios informativos. Sitios de Internet que contienen críticas al gobierno, a la familia real, o al Islam están bloqueados también. No se permite manifestarse en las calles (delito grave).
– No existen cines en Arabia Saudita. Están prohibidos, aunque quizá sea posible encontrar cines privados en los compounds.
– Creo que no hace falta aclarar que no existen bares o discotecas, o cualquier concepto que se asemeje a un club nocturno.

Una cosa importante, es que entiendan amigos que estas reglas aplican para TODAS LAS PERSONAS EN EL REINO DE ARABIA SAUDITA. Muchas veces la gente me pregunta, o creen que las reglas no aplican para extranjeros! En este país no existe distinción alguna, toda la gente visitando o viviendo en este país tiene que acatar las reglas. Existe un cuerpo policiaco llamado la policía religiosa (policía para la promoción de la virtud y castigo del vicio), que se encarga de que todas estas reglas sean observadas. Las penas por desacatar estas reglas pueden ir desde una simple llamada de atención, hasta ir a la cárcel y recibir castigo corporal.

Bien, pues ya les he contado un poco sobre las restricciones en la vida cotidiana en este Reino tan interesante. Ahora quizá les debería contar un poco sobre qué pueden hacer los jóvenes en Arabia Saudita (digamos, los pasatiempos en Riyadh).

Pasatiempos y actividades para los jóvenes en Arabia Saudita

Como una breve introducción y aclaración, debo aclarar que escribo con un énfasis en la vida en Riyadh. Gente que vive en las costas (Jeddah, o la costa este i.e. Dammam) no estarían de acuerdo con mi listado si generalizo a todo El Reino, pues la vida en las costas presenta muchas actividades adicionales, además de mucha apertura en la forma de pensar de la gente, lo que hace la vida más llevadera y divertida en esas ciudades.

Ir al desierto. Cuando el clima mejora (a partir de octubre), la gente en Riyadh disfruta ir al desierto. Cuando empieza el invierno, muchas familias inclusive montan carpas de invierno en el desierto, donde van a pasar temporadas desde fines de semana, hasta semanas enteras. En el desierto las actividades son diversas: andar en moto o en jeep 4×4 en las dunas es algo de lo que se acostumbra. También fumar shisha, o simplemente reunirse para platicar, ver televisión (sí, llevan televisiones al desierto!), hacer “picnics” con comida tradicional, etcétera. A mí no me ha tocado vivirlo, pero todos mis amigos juran que es la parte más divertida del año. Lo único que me ha tocado, y esto fue el año pasado en el verano, fue ir a ver una puesta del sol en el desierto y debo admitir que fue una experiencia muy interesante e inolvidable.

Ir a fumar shisha. La shisha es la pipa árabe que se fuma en muchos países árabes/islámicos: desde Marruecos y Tunes, hasta Pakistán y Afganistán. Sin embargo, como muchas otras actividades, la shisha está prohibida en la ciudad de Riyadh, por lo que hay que manejar unos 20 kilómetros a las afueras de Riyadh para encontrar los cafés donde se vende shisha. Son lugares muy agradables, con muchas salas en el piso (alfombras con cojines) donde uno va con sus amigos (por supuesto, sólo hombres) y fuma shisha, toma café o té, y ve la televisión. Casi todos estos lugares son a la intemperie, pero están acondicionados con aspersores que echan agua de vez en cuando y refrescan el ambiente. Yo fui a fumar shisha hoy con mi jefe! Además, es muy barato: pagamos el equivalente a 5 dólares por una pipa, dos tes, y dos botellas de agua, mientras que en Dubai pagaríamos unos 30 dólares, y en México el equivalente a 15 quizá.

Ir a un partido de futbol. Hay un estadio impresionante en Riyadh, famoso en México pues ahí se jugó alguna copa confederaciones hace tiempo ya: el estadio Rey Fahad (pronunciado Rey Fajad). El futbol es el deporte favorito en Arabia, y la gente es muy apasionada. El club más famoso es el Hilal, que despierta muchas pasiones y enfrentamientos entre los saudís. Nunca he ido a un partido, pero parece que sería una actividad interesante y divertida, me aseguraré de ir a un juego pronto. El estadio se encuentra a las afueras de Riyadh, al noreste de la ciudad en la carretera que lleva a Damám.

Ir al mercado de camellos. De acuerdo, puede sonar un poco extravagante y poco convencional, pero a mi en lo personal me gusta ir a este mercado. Es el mercado de camellos más grande del medio oriente, y uno puede ver miles y miles de especímenes de una joroba, de tres colores: blancos, negros, o color café (como la avena). Son animales hermosos, y pueden llegar a ser muy caros (los records alcanzan millones de dólares por camello). Este mercado está camino a Damam, apenas pasando el estadio Rey Fahad (a 5 minutos). Lo recomiendo ampliamente – llevé a mis hermanos ahí cuando me vinieron a visitar y pasamos un rato muy agradable.

Standup comedy shows. Bueno, esto sonará un poco extraño, pero recientemente se han organizado shows de comediantes en Riyadh, en un lugar llamado Reem Racetrack (autódromo Reem), que está como a 35 minutos de Riyadh en el camino a Meca (en medio del desierto). Reem racetrack es un autódromo que cuenta con varios espacios abiertos para “eventos”, de vez en cuando viene un comediante famoso a Riyadh y se organizan los shows en jueves. Este jueves que entra va a haber uno, pero no estaré aquí. El primer jueves que estuve en Arabia este año (abril), mis amigos me invitaron a ver a Maz Jobrani, comediante americano-iraní muy chistoso. Es uno de los pocos eventos donde uno ve hombres y mujeres jóvenes conviviendo sin barreras ni separaciones. Eso sí, las mujeres siempre usando su abaya, pero ahí no se cubren el cabello.

Comer, comer, y comer! Esta es una actividad principal en Riyadh: existen muchos restaurantes, para todos los paladares y presupuestos, y de buena calidad. Yo creo que en mis meses aquí he ido al menos a unos 20 o 25 diferentes, y no dejan de abrir nuevos locales. Hay comida de todo el mundo, pero particularmente del medio oriente y asiática (libanesa, egipcia, saudi, pakistaní, india, filipina, china, etcétera). Así mismo, hay varios cafés en el área de Olaya, en lo particular en la calle Tahlya, muy agradables.

Ir a centros comerciales. Si uno es lo suficientemente afortunado para entrar a un centro comercial en miércoles por la noche, esta puede considerarse una actividad de entretenimiento, pues es agradable simplemente ver a la gente pasando un buen rato. Hay muy buenos centros comerciales en Riyadh, así es que los adictos a las compras deben tener cuidado con sus tarjetas de crédito.

Finalmente, debo aclarar que en los “compounds” (los lugares donde viven los extranjeros en comunidades cerradas, leer mis artículos anteriores para saber más sobre esto) existen todo tipo de actividades de entretenimiento como uno las encontraría en el mundo occidental. Hay clases de salsa, de yoga, cines, inclusive cosas que se asemejan a clubes nocturnos, pues hay salones subterráneos con equipo de sonido, música, y típicamente algo de alcohol donde se organiza algo así como noches disco los jueves en la noche. En los compounds hay albercas así es que uno puede nadar, asolearse, y pasar un buen rato junto al agua. También se organizar barbecues, fiestas, etcétera. Digamos que todo lo prohibido en Riyadh, se encuentra sin problema y exceso en los compounds!

Bien, pues espero que sean de utilidad estas dos listas: las cosas que se pueden hacer y las cosas que no se pueden hacer en Riyadh. Si algún lector vive en Arabia, y quiere completar la lista, por favor pónganlo en el comentario y después lo incluyo en el artículo principal.

Le agradezco a las personas que se han hecho seguidoras de este blog, es para mi un honor tenerlos de seguidores y espero les resulte interesante. Cuando puedan comenten de donde son y qué tipo de cosas les gustaría saber sobre este país.

Les dejo un saludo cordial a todos. Prometo aprender un poco más de árabe para poder escribir algunas palabras intercaladas en el texto y que ustedes también aprendan. Por lo pronto, lo único que les digo es: ma’salama!

Sheikh Victor

ps. ¿Te gustó el contenido de este artículo? Por favor compártelo en redes sociales usando los botones de Google, Facebook, o Twitter. Así, otros podrán tener acceso. Deja tus comentarios o preguntas en la sección de comentarios. Gracias!

ps2. Pronto actualizaré esta lista de pasatiempos y restricciones en Arabia Saudita, para poder mantenerlos al día con las últimas actualizaciones de ¿cómo es vivir en Arabia Saudita?

La primera impresión… nunca se olvida (O: Una mexicana en Arabia Saudita!)

Hola amigos y familia! Sabah al khair wa sabah al nour (buenos días y buenas noches, dependiendo de dónde estén y qué hora sea!). Está ocasión les tengo una sorpresa, un reportaje especial!

Bien… pues en esta ocasión no escribiré mucho pues estoy muy cansado. Es miércoles en la noche, así es que el fin de semana acaba de empezar. Y está ocasión no fui a Dubai el fin de semana (creo que es el 3er fin de semana que me quedo en Riyadh en todo el año) pues la siguiente semana hay vacaciones (no se trabaja), y me voy a ir a Marruecos con mi novia, pero hasta el viernes. Volaré directo de Arabia, saliendo de Riyadh, parando en Jeddah, y continuando a Casablanca. Por cierto, tuve que ir a la oficina de Saudi Arabian Airlines y gracias a su patética atención al cliente, perdí 3 horas el día de hoy. Pero, alhamdulilah (gracias a Dios), ya confirmé mis boletos y no debe haber ningún contratiempo adicional.

Esta semana pasó de volada, pues tuve muchísimo trabajo. Me cambié al área comercial de la compañía, y esta semana lancé la primera campaña de promocional a teléfonos celulares, para anunciar las tarifas bajas de mi aerolínea en diciembre y enero. Fue un esfuerzo “brutal”, pero valió la pena. Después de más de 120,000 mensajes de texto enviados, y de tres días de trabajar sin parar, logramos ventas en los últimos 3 días de más de 3 millones de dólares! Fue un buen logro antes de irme de vacaciones.

Pues como dicen que la primera impresión es la que cuenta, y es muy importante, en esta ocasión quiero compartir la experiencia de una paisana, en su primer visita a Arabia Saudita. Ella es Cristina, esposa de un piloto que trabaja aquí (Rubén, no trabaja en mi compañía, sino en otra compañía de aviación), y visitó Arabia en una temporada muy especial: Ramadán, el mes de ayuno islámico. Cristina me compartió algunos de los correos que le envió a su familia los primeros días que estuvo por acá, y le agradezco mucho esta contribución al blog. Publicaré algunos extractos a continuación, para que tengan una idea de cuál es la primera impresión de un mexicano al visitar Alicia en el País de las Maravillas… perdón, quise decir, Arabia Saudita.

Bueno, ahora prepárense para el resto del artículo que será larguísimo, pues son las historias de Cristina en Arabia… Ma’salama!

Sheikh Victor

Cristina en Arabia – Capítulo Uno

Happy Ramadan!!!
Hoy empieza el Ramadan, lo cual quiere decir que todo está cerrado todo el día hasta las 6pm y no hay comida ni restaurantes ni nada abierto, hacen ayuno hasta las 6.00 pm!

Mando fotos varias desde mi llegada a Riyadh con el velo del pelo pero aquí las extranjeras pueden andar sin el velo en el pelo pero sí con la abaya en el cuerpo que no está tan mal, al menos me ahorro el “¿qué me pongo hoy?” jajajajaj

La ciudad no está muy bonita que digamos, toooooodo está en construcción y mucha tierra por todas partes, no por nada era desierto no? No me siento mucho muy diferente que en México es igual de desmadroso todo, manejan peor o igual que allá, las calles y todo se parece mucho pero la parte mala, osea lo feito es como en la casa que aunque vivas en Santa Fe, al lado está el pueblo de Santa Fe o Cuajimalpa que está espantoso, tipo los establecimientos que hay en Temixco o Tezoyuca al lado de la carretera donde fuimos por la horchata, tipo así.

Lo que sí está increíiiiiible son los malls!! Están e-nor-mes! Y hay de todo de todo cualquier tienda que quieras, lo gracioso que a pesar que las mujeres van todas tapadas como en las fotos (RUBÉN LES DICE EWOKS jajaja) bueno pues los Ewoks se atascan de ropa en las tiendas que obvio la ropa es normal, muy gracioso porque sólo la pueden lucir entre ellas o en sus casas, raras.

También está padre el compound hay 3 albercas y gym y super y de todo aquí adentro y puedo ser libre y andar como quiera vestida, sólo al salir me tengo que disfrazar, pero aquí adentro como hay puro extranjero pues no hay bronca. Está impresionante cómo está vigilado, has de cuenta que estás entrando a Almoloya! Incluso tiene cositos de espiral con puas y torres de vigilantes con militares y rifles cañón!!!
Al entrar hay vallas de concreto puestas en el camino en zigzag como saliendo de la frontera de San Diego para que no puedas ir rápido y tengas que ir en zigzag ya saben cómo? Ay no! Impresionante!!

Cuando pueda saco fotos para que vean.

Ayer fuimos a comer a un restaurante de mariscos, pero como no se pueden mezclar hay sección de “Family” donde sólo hay mujeres, parejas y familias, abajo en la parte más grande sólo pueden comer los hombres. Incluso hay una foto de un Starbucks (p1010135.jpg) con cuadros con mesitas y salas como en cualquier Starbucks, pero que están tapadas con cortinas para que nadie los vea y las mujeres se puedan destapar la cara. Los meseros ni nadie puede entrar a menos que los llames con un botón. A ver si se alcanza a ver en la foto, impresionante, hasta el Starbucks lo acondicionan con sección “just men” y “family” section! Naaaaaaadie!

La gas! Es una ganga! Rubén compró una SUV Jeep y ayer la llenó con 60 litros y pago 6€, SEIS EUROOOOOOOOOOOOS!!!!!!!!!!! GANGA!

Cristina en Arabia – Capítulo Dos

Ok, ok Riyadh es mucho más bonito!! Ya me reconcilé con la ciudad, de hecho está muuuuuuy padre!!

Rubén me llevó al centro y está increíble! Es una avenida super bonita llena de comercios y centros comerciales enormes! Están los mejores hoteles y 2 de las principales torres en Riyadh que es la Al-Faisaliah Tower (la del pico) y Kingdom Tower (la del hoyo en medio).
La foto de la mesquita más grande de Riyadh, está impresionsante, se llama Al-Rajhi Mosque.

También mando fotos del compound por dentro para que vean cómo es. Me quedé con la idea que todo era así porque donde está el compound es a las afueras y no está tan desarrollado como el centro o por donde está su oficina que sí está de pelos! Hay casas del tamaño de una cuadra, impresionantes! Muy bonitas y muy grandes.

El calor está terrible! En el día alcanza al sol fácilmente 50° y cuando el sol se va no baja de 44°, sales y te llega un hornazo fuertísimo.
Lo que está de pelos que ahorras en gas porque el agua fría sale caliente! Jajajaj muy gracioso!

Estos días hemos estado comiendo en la casa. Llevamos 3 días yendo al super para comprar supplies y que yo pudiera llenar el refri y el conge, uno de mis hobbies favoritos jajajaj pero así como todo cierra estos días sólo puedes salir a cenar una vez que abren todo como a partir de las 7 de la noche abren los restaurantes, y todo lo demás (super, Ikea, más tarde) ayer estábamos en Ikea a las 11 de la noche e hicimos una hora para volver a la casa de la cantidad de tráfico! La ciudad se llena ya en la noche.

Hoy estuvimos en la alberca y saldremos a dar una vuelta por el centro a ver qué vemos de nuevo.

Cristina en Arabia – Capítulo Tres

Hello everyone!!!
Les cuento mi nueva experiencia y quedé encantada.

El amigo de Rubén de la oficina, Abdul Rauf (o Abu Ali –papá de Ali el primogénito-) nos invitó a cenar con su esposa y su hijo.
Primero pasamos a conocer su nueva casa que es enooooooooorme –qué impresión de casas! Son gigantescas!!- y muy cariñosamente nos ofreció que teníamos una casa ahí y un espacio en su familia “for my brother and of course my new sister (osea yo)”. Llama a Rubén su hermano e incluso lo llama con el nombre de sus apellidos y su tribu como si fuera parte de su familia, es una persona encantadora, en realidad toda la familia es EN-CAN-TA-DO-RA! La esposa fue la que me compró mi abaya por cierto.

Bueno y ya una vez que vimos la casa fuimos a un restaurante precioso y típico en Riyadh (no sé el nombre del lugar), fue una experiencia preciosa, pues nos llevó al típico restaurante local donde se come de manera típica la comida Saudi.

La decoración del lugar se remonta totalmente a la época antigua, cuando hacían las casas de yute con agua, los techos con maderos y la decoración con alfombras, incluso en la entrada hay un par de coches de época y adentro tienen teles, radios y artefactos viejísimos como parte de la decoración.

Una vez que entras lo primero que ves es en donde hacen el café árabe que es una especie de té hecho con cardamo y azafrán, no sé bien qué lleva, pero es delicioso! En la foto donde está el señor sentado él mismo está haciendo el café ahí. Ya llegando nos pasaron a un cuarto privado y cerrado donde comen las familias (igualito a donde el señor está sentado haciendo café pero con puertas y ventanas cerradas) y en donde las mujeres entonces ya se pueden descubrir, por eso todos los restaurantes con “family section” son cuartos totalmente cerrados sin vista al exterior, éste era un cuarto con una decoración muy bonita y en donde claramente no había mesa, nos sentamos en la alfombra a disfrutar la cena. Como aperitivos te dan dátiles con un mini bowl de agua donde los enjuagas o enjuagas tus manos y café árabe.

Es costumbre en las familias árabes que el hijo menor, sino está el menor el que esté presente (Ali es el primogénito), sea el que atiende a la familia y sirve el té. El primero es el invitado (hombre, claro) y luego el padre a quien se respeta muchísimo en la cultura familiar, luego se sirve a la invitada mujer y luego a la madre. El estará pendiente de estar constantemente sirviendo el café en unas mini tazones durante la plática del aperitivo.

Ya luego los padres deciden lo que vas a comer, tú como invitado no puedes decidir ni pedir (ni pagar obviamente pues se ofendió muchísimo cuando Rubén se ofreció a pagar), pues ellos son tus anfitriones. Lo único que decides es tu bebida. Y bien, pues pidieron cosas típicas y deliciosas! Pidieron sopa de camello lechal que estaba deliciosa! Luego el típico plato gigante de arroz pero tú decides qué le pones de carne encima y pidieron con cordero y cabra, también delicioso! Una ensalada de pepinos con jitomate y naranja en cuadritos minúsculos buenísima también. Por supuesto que no faltaron los trozos de pan árabe recién hecho. Un verdadero manjar! La mujer sirve la comida y decían que en las épocas antiguas los hombres comían primero y luego las mujeres.

La familia son personas encantadoras y una familia muy linda, se ve que son super unidos y todos se portaron super cariñosos con nosotros. A Rubén lo adora Abdul Rauf, todo el tiempo lo halaga diciéndole que es su hermano y que lo quiere mucho, de hecho se despiden de beso y todo. El hijo es también super atento (le dice a Rubén “Mr. Rubén” jajajaj), es un sol de niño! tiene una sonrisa angelical, es un niño con mucho ángel y con muchas ganas de comerse el mundo, un encanto de escuincle. La mamá no habla nada de inglés pero también se la pasaba halagándonos según nos traducía el papá. Me enseñó a ponerme el velo pues no tenía idea cómo se lo ponían e incluso me prestó su velo de la cara para que me hiciera una foto con él puesto. Muy relajada pues otras mujeres no se mezclan con gente que no es su familia ni mucho menos se quitan el velo de la cara en privado con éstas personas a menos que fueran puras mujeres. Ella se quedó con el velo del pelo y se quitó el cosito que le cubre la cara para cenar, pero cuando fuimos al baño se lo puso nuevamente. Obviamente aquí antes de entrar te quitas los zapatos y estás descalzo sentado en la alfombra.

Al llegar la comida todos se acercan al mantel central alrededor para comer. Abdul Rauf y su hijo Ali comieron con las manos ah! Y también Rubén!!!! Yo y la mamá con cubiertos. Los postres también deliciosos, unos dátiles con una especie de empanizado hecho de trigo con azucar y mantequilla que sabía a mazapán delicioso! Y junto con los postres té negro con menta.

De verdad que llegué a la casa como mi primera vez en Disney y como si acabara de conocer a Micky! llegué feliz repasando toda la experiencia, las historias que nos contaban, los comentarios, los gestos, los cariños, todo. Fue una experiencia hermosa y única!

Aquí les mando las fotos para que vean qué hermoso lugar y puedan imaginar o padre que está el lugar. Verán de las últimas fotos la foto que nos hicimos en la entrada con ellos, como ven la típica familia Saudi con los típicos outfits, es impactante ver a la mamá, pues así es como salen y se visten todas las mujeres cuando salen a la calle. Lo que me encanta son los atuendos de ellos, esos batones blancos, se ven super elegantes o es que…. ¿Ya les agarré cariño a su cultura y vestimenta? Pero ojo! Sólo a la de ellos, pues la de las mujeres me sigue y me seguirá pareciendo denigrante para ellas, en fin, una discusión larga…. Yo, como ya les conté puedo ir perfectamente sin velo pues ya se han acostumbrado que las occidentales no lo usan. A menos claro que te toque como a mí anteayer que te encuentres a un Mutawa (policía religiosa) a pedirle a tu marido–no a mí, por respeto a él- con un atento “Salam Maleicum” y el gesto de que me pusiera el velo en el pelo, pero de ahí no pasa. Todos los demás días nadie me ha dicho nada.

Ah! Y sí, comí todo lo que nunca como y estaba buenísimo!!!

Cristina en Arabia – Capítulo Cuatro

(Publico sólo un fragmento de este correo)


El viernes le pusieron otro vuelo y se volvió a ir por la tarde para volver 7am del sábado y ayer fuimos a dar una vuelta por el centro de Riyadh. Hay una calle típica donde se vende lo más clásico de las vestimentas de los hombres y el mercado de oro, se llama Tumairi Street y en donde desemboca en una de las supuestas puertas de entrada al Riyadh antigüo. Hay de todo, como cualquier callecita del centro llena de comercios. Hay un museo que por lo que se ve todavía no está muy completo porque no había mucho, pero de lo que había sacamos fotos.

Luego fuimos claro a conocer el CHOP CHOP SQUARE como los extranjeros le dicen a la plaza en donde llevan a cabo las ejecuciones y les cortan la cabeza o la mano derecha a los ladrones o violadores de las leyes, una vez que los ejecutan se dice en voz alta sus crímenes, desde violación, adulterio, robo, o cualquiera que haya sido su crimen. Sigue siendo un espectáculo público. Se les corta como en la época antigua con una espada larga muy afilada. Se dice que los que atienden al acto y ven a occidentales, les abren camino para que vean el “espectáculo” si así se le puede decir, supongo a manera de advertencia sutil de qué les pasaría si no cumplen con las leyes saudis. Es una plaza exis cualquiera con una torre con un reloj y poco más. Está frente al edificio de los juzgados que es enorme y muy bonito. No pude sacar fotos aquí porque como está lleno de Saudis es el mero centro no me quise arriesgar a que se estresaran por sacar fotos a una plaza que estaba como digo, exis, mejor me abstuve. Incluso en esta zona estuve con el velo puesto todo el tiempo para que no se me ofendieran, más como es Ramadan y a sugerencia claro de Eduardo, el de la embajada que me dijo que más valía, que no me expusiera en una colonia no tan turística sino local.

___

Hasta aquí las contribuciones de Cristina en Arabia. Una vez más, le agradezco mucho haber compartido sus experiencias iniciales en este país, pues es muy descriptiva y muy acertada en su manera de relatar la realidad que se vive por acá. Gracias Cristina! Shukran jazilan!

Mexicanos en Arabia Saudita?? Muy pocos todavia…

Hola amigos y familia… el mes de noviembre ha empezado, por lo que el final del año se aproxima. El 8 de noviembre cumplo 7 meses en Arabia Saudita (y mi papá cumple años!)… en noviembre también, tenemos la segunda Eid (que en árabe significa celebración): Eid Al Adha. Esta es una fiesta religiosa musulmana donde se celebra que Abraham (Ibrahim) estaba dispuesto a sacrificar a su hijo Ismael para obedecer a Dios, pero Dios le permitió sacrificar un cordero en su lugar. Entonces en todo el mundo musulman, se sacrifica un cordero ese día (las casas de los musulmanes por lo regular tienen un área reservada para dicha ceremonia), y se conmemora este evento. La primer Eid es Eid Al Fitr, que significa la fiesta de romper el ayuno; esta celebración ocurre al final del Ramadán, el mes de ayuno. Las fechas de ambos eventos varían, pues el calendario musulmán está basado en el calendario astrológico, y se recorre 11 días cada años hacia adelante vs. el calendario gregoriano. Este año Eid Al Fitr fué a inicios de Septiembre, y Eid Al Adha es alrededor del 12 de Noviembre.

En Arabia Saudita se acostumbra a dar una semana de vacaciones en ambas celebraciones. Durante la semana de Eid Al Adha me voy a ir a Marrakech, a visitar a la familia de mi novia. Voy a volar con Saudi Arabian Airlines (la competencia) directamente a Casablanca. Ya tengo ganas de ir a Marruecos, pues me encanta Marrakech, me la paso muy bien.

En esta ocasión quiero hablar brevemente sobre el número de mexicanos que actualemnte viven en Arabia Saudita. De acuerdo a la SRE (Secretaria de Relaciones Exteriores), hay menos de 200 mexicanos viviendo en este reino. Platicando con nuestro cuerpo diplomático en la embajada aquí en Riyadh, sucede un fenómeno muy interesante: la mayoría de estos 200 mexicanos son mujeres casadas con árabes saudís! Cómo ocurre esto? Bueno, pues típicamente estas parejas se forman en Estados Unidos o Canadá (hay más de 30,000 saudís estudiando en el exterior, becados por el gobierno). Por lo regular estas mujeres mexicanas son jóvenes que están temporalmente en Estados Unidoso Canadá, estudiando inglés, o mexicanas que crecieron en Estados Unidos, y ahí conocen a sus futuros maridos. He escuchado que muchas de estas mujeres, una vez que llegan a Arabia y se dan cuenta del rol de la mujer en este país y de las restricciones y diferencias abismales con México, se arrepienten de haber venido a vivir aquí (por supuesto que también existen casos de mujeres que son muy felices viviendo aquí con sus familias, pero entiendo que no es la totalidad). El problema es que bajo la ley islámica en Arabia, las mujeres no pueden viajar afuera del país sin el consentimiento de sus maridos, por lo que no es tan fácil como hacer maletas y darse media vuelta de regreso a México… en fin, ya les contaré más sobre las mujeres mexicanas en Arabia Saudita. Por cierto, mando un saludo a mi paisana morelense Fabiola, que está casada con un saudí y ya lleva más de 20 años aquí en Riyadh! Fabiola es a todo dar y es un placer escucharla aunque sea sólo por teléfono, pues me recuerda la alegría y energía de nuestra cultura en México.

Además de estas mújeres casadas con árabes saudis, hay realmente pocos mexicanos viviendo aquí. Este otro grupo deben ser aproximadamente unos 70, de los cuales me imagino unos 20 estarán en Riyadh, unos 30 en la costa este (donde abundan los campos petroleros), y otros 20 en Jeddah. Con la finalidad de darles una idea de la comunidad mexicana por acá (al menos los pocos casos que yo conozco), les voy a contar sobre los pocos casos con los que me he cruzado, sin nombrar apellidos ni mucho detalle para no comprometer la identidad de mis paisanos:

– Rubén es piloto con una compañía de aviacion privada en Riyadh. Lleva ya casi un año por acá. Rubén es casado pero su esposa no vive aquí. Él es del DF.
– Daniel es médico pediatra y llegó recientemente a Riyadh. Daniel es soltero y es originario de la huasteca hidalguense.
– Gretel es mazatleca y llegó hace un mes a Khobar (costa este). Ella está casada y tiene hijos, y está acá con su familia, trabajando de profesora en una escuela.
– Manuel es del DF también, y trabaja con una compañía de petroquímicos. El lleva ya más de 4 años por acá. Originalmente su familia vivía aquí con él y ahora están en Bahrein (el país vecino).
– Juan Carlos vive en Dammam (costa este), y trabaja con una compañía de equipos eléctricos y de automatización. Su familia vive con él aquí, y lleva ya varios años en Arabia. Él es originario de Texcoco.
– Juan trabaja en una compañía equipos de telecomunicación. El vive en Riyadh, creo que llegó este año también a Arabia. El es soltero y está sólo por acá.

Bueno, pues estos son los pocos casos que conozco personalmente. Sería bueno que si algún mexicano viviendo en Arabia lee este blog, me contacte para saber de su existencia y para tratar de unir un poco más a la comunidad mexicana. La Embajada de México está organizando diferentes eventos para acercar a la comunidad: por ejemplo, se celebró una reunión hace un par de días en la casa del embajador para celebrar el día de muertos (a la que no pude asistir por cuestiones de trabajo). También se organizó un evento muy padre para celebrar la independencia, donde hubo una muestra de comida mexicana muy bien montada. Durante el verano también se juntó la comunidad mexicana a ver algunos de los partidos de la selección durante el mundial, pero a mi no me tocó verlos por acá, pues los vi en Dubai. En fin, ojalá sigan habiendo eventos por parte de la embajada para seguir conociéndonos entre paisanos.

* Actualización Octubre 2015: escribí una breve guía sobre “Cómo encontrar trabajo en Arabia Saudita (y el Medio Oriente)“. Da click en el link para una guía sencilla, y deja tus comentarios.

Yo quiero invitar a mis compatriotas a considerar Arabia Saudita para una potencial oportunidad laboral. Como mexicanos, hay pocos países del mundo en donde se encuentren oportunidades tan atractivas como en Arabia Saudita. Voy a elaborar un poco alrededor de esta idea.

En lo personal, creo que tres factores muy relevantes al considerar una oportunidad profesional son:

– El salario y la compensación total
– La calidad de vida que uno puede tener en una posición x o y
– Las oportunidades de crecimiento que el puesto presenta

En cuanto al salario y compensación, Arabia Saudita es más atractivo que muchos países desarrollados (como Estados Unidos o países europeos) por una serie de cuestiones:

1. La moneda local está ligada al dólar de Estados Unidos. En pocas palabras, el sueldo percibido en Arabia está en dólares, lo cual lo hace menos propenso a devaluarse rápidamente (aunque el dolar actualmente atraviesa una mala racha)
2. No existen impuestos al ingreso en este país, por lo que ganando el mismo sueldo que en Estados Unidos o Europa (bruto), el sueldo neto es al menos 50% (si asumimos una tasa impositiva del 33%).
3. Las compensaciones típicamente incluyen un paquete de expatriación, donde además de pagar tu sueldo, se paga la renta de tu casa (típicamente 25% adicional al sueldo), un boleto redondo al año para volver a tu país de origen, una compensación adicional para transportación, más días de vacaciones que en México, etc.
4. Finalmente, el costo de vida es bajo, por lo que es difícil gastarse uno más del 40 o 50% de su sueldo. Esto te permite ahorrar en un año en Arabia, lo que te tardarías dos o tres años en Estados Unidos, Europa, o México.

En segundo lugar, la calidad de vida es un factor atractivo también. Y en este punto vale la pena aclarar para no entrar en confusiones: por un lado, la vida en Arabia Saudita es muy difícil, aburrida, y restrictiva, entonces esa no es la calidad de vida a la que me refiero. Me refiero a la carga de trabajo que uno tiene en los puestos administrativos aquí: los horarios son de 9am a 5pm, y es muy extraño ver gente que se quede trabajando después de las 5 de la tarde. Es rarísimo también escuchar de alguien que trabaje durante los fines de semana. Además de esto, si uno está bien preparado y está acostumbrado a trabajar bajo estándares de compañías competitivas a nivel mundial (CEMEX, Bimbo, BBVA, y muchas otras en México), venir a trabajar bajo estándares de exigencia saudis es muy sencillo. Este país todavía tiene muchos problemas en cuanto al nivel educativo y la preparación técnica que sus egresados universitarios, por lo que no es difícil superar al promedio, por muchas desviaciones estándar. Adicionalmente, consideren lo siguiente: los países cercanos a Arabia Saudita y de donde más extranjeros vienen a trabajar son Egipto, Líbano, Siría, Yemen, Sudán, Filipinas, Indonesia, India, Pakistán, Bangladesh, etcétera… ninguno de los anteriores distinguido internacionalmente por sus estándares profesionales o educativos. Por lo que gente mexicana, preparada en universidades privadas (que son mejores que muchas universidades a nivel mundial), graduada con buenos promedios, y con experiencia profesional en compañías muy competitivas, tiene el camino libre en este país.

Es por los anteriores puntos por lo que digo que en este país hay calidad de vida, en cuanto a que no tienes que trabajar muchas horas y bajo mucho estrés (recuerdo en México DF levantarme todos los días a las 6am, pasar 3 horas diarias en el coche, y volver a mi casa todos los días a las 10pm…)

Finalmente en cuanto a oportunidades y crecimiento, este país tiene dos cosas fundamentales para su crecimiento a futuro: a) un exceso de dinero, b) un crecimiento demográfico exorbitante.

Como ya he mencionado en el pasado, Arabia Saudita produce alrededor del 20% del petróleo que se consume a nivel mundial, por lo que los ingresos que esto produce a al país son tan inmensos, que terminan drenándose y llegando a todas las capas de la sociedad.

En cuanto al crecimiento poblacional, este país tiene 23 millones de habitantes saudis (más 5 millones de extranjeros), y la familia promedio aquí tiene 4 o 5 hijos (vs. 2.5 en México), por lo que se podrán imaginar la explosión demográfica y la cantidad de servicios y bienes que estos millones de jóvenes demandarán en los años futuros. Todo esto garantiza un crecimiento al consumo seguro por los siguientes 15 o 20 años. Mientras que en Europa el crecimiento poblacional es casi nulo, la población envejece, los jovenes quieren trabajar menos y reitrarse más jóvenes, y no hay base productiva que pueda mantener a tantos millones de jubilados… la ecuación no falla.

Bueno, espero no aburrirlos una vez más con mis interminables análisis socio-económicos sobre Arabia Saudia. Pero el punto es: quiero que más y más mexicanos vengan a vivir a este país! Olvídense de Estados Unidos, o de Europa… vengan al viejo oeste 🙂 – hay muy buenas oportunidades, y en especial si son jóvenes (en sus 20’s o inicio de sus 30’s), se pueden hacer de un buen patrimonio para el resto de sus vidas. Por favor, si hay mexicanos considerando venir a Arabia, o salir de México, escríbanme y con gusto les doy mi punto de vista y consejos.

Finalmente, quiero mencionar que otros países latinoamericanos ya detectaron la oportunidad, y gente está viniendo a trabajar aquí, cada vez en mayores números. Entiendo que la comunidad venezolana en el país ya supera los 500 habitantes, los colombianos son más de 300, y los brasileños no se deben quedar atrás… estoy seguro que en un país de más de 100 millones de habitantes, con tantos jóvenes profesionistas sin las oportunidades adecuadas en México, podemos mandar más gente a trabajar por acá. En fin.

Como siempre, un abrazo con mucho cariño a mi familia, a mis amigos, y a mis diferentes lectores. Salam alecom.

Victor

ps. ¿Te gustó el contenido de este artículo? Por favor compártelo en redes sociales usando los botones de Google, Facebook, o Twitter. Así, otros podrán tener acceso. Deja tus comentarios o preguntas en la sección de comentarios. Gracias!

Líbano, Arabia, Dubai, y México

Salam!

Una vez más, le escribo a mis pocos pero fieles lectores (y son fieles pues no les queda de otra más que leer mi post, pues les llega mi correo cada vez que lo publico). Cómo están? Ya han pasado casi tres semanas desde mi última publicación, así es que hay muchas cosas qué contar…

Pues Ramadhan empezó en Arabia, y en todo el mundo islámico como les conté en el último blog. Justo el día que inició, “escapé” a Líbano. Pasé el fin de semana en Beirut, y lo pasé realmente bien. Volé con mi aerolínea y llegué miércoles en la noche. Me quedé en un hotel Radisson Blu (Martinez), cerca de una zona famosa de Beirut que se llama Al Hamra, a dos cuadras del famoso hotel Intercontinental Phoenician. La American University of Beirut está muy cerca, y está a 5 minutos en taxi del centro de Beirut.

Lo que más me gustó de Beirut, en cuanto a lo poco que vi de la ciudad, es el centro. Similar al trabajo de reconstrucción y renovación que se llevó a cabo en el centro histórico de la ciudad de México hace unos años. Similar… pero multiplicado por el factor petróleo! Que aunque Líbano no tiene petróleo, la influencia del dinero del Golfo Árabe es notoria, pues por el boom del medio oriente, muchos recursos han llegado a Líbano. La cantidad de dinero excedente en la economía libanesa, más el capital del Golfo invertido en Líbano, más la costumbre de los libaneses de ser ostentadores y el gusto por dejarse ver (conste que no lo digo yo – lo dicen ellos!) han hecho de Beirut un paraíso terrenal en cuanto a las opciones de entretenimiento. Me llevé un buen sabor de boca de sus restaurantes, clubes nocturnos, vida nocturna en general, y plazas, centros comerciales, y desarrollos inmobiliarios nuevos.

Además de pasear y de dejarme asombrar por lo magnificente de Beirut, me dio mucho gusto ver a algunos de mis amigos de la maestría. La mayoría de ellos trabajan con Booz & Co. compañía de consultoría, basados en Líbano pero trabajando en proyectos en todo el medio oriente. También me dio gusto ver a Elías, un amigo mío Libanés que vive en Dubai, pero que fue a festejar su cumpleaños 30 a Beirut, y de paso aprovechó para comprometerse con su novia Tamara en sus días por ahí. Él y Tamara fueron excelentes anfitriones: me llevaron a cenar, de fiesta, y a pasear a Jbel (Biblos). Comimos muy rico junto al mar. Mención especial merece también mi amiga Carla Khoury, que me llevó de fiesta el viernes en la noche a SkyBar y al día siguiente a una playa muy padre (Orchid, al sur de Beirut).

En fin, pues eso fue Líbano, la pasé muy bien y después de regreso al Mundo Mágico de L’Arabia Saudita… Sin grandes novedades, salvo porque la aerolínea con la que trabajo fue rentable por primera vez en su historia en el mes de julio! Fue un suceso histórico, pero no por eso el panorama pinta mejor, pues como quiera julio y agosto son los meses de mayores ventas, por lo que se espera que después de agosto los resultados puedan decaer otra vez.

Al fin de semana siguiente fui a Dubai. Hayat organizó iftar en la casa. Iftar es la cena con la que los musulmanes rompen el ayuno de todo el día, y ocurre cuando el sol se oculta (cambia de horario por día y por geografía, pero me parece que fue alrededor de las 7.30pm). Me encargó traerle los dátiles de Arabia, pues en Arabia se producen los mejores dátiles del mundo. Preparó comida marroquí e invitó algunos amigos de INSEAD y de su trabajo también. El fin de semana la pasamos muy tranquilos.

Regresando a Arabia, decidí venir a visitar a mi familia a México por unos días, pues los extrañaba mucho y los notaba muy agitados. Han estado viajando mucho en el país y de arriba para abajo, por lo que decidí venir a acompañarlos unos días. Ahora estoy buscando regresar cuanto antes a Arabia para poder continuar con mi trabajo, pues llegando a Arabia me vuelvo a ir de vacaciones a Roma y Barcelona, en cuanto termina el Ramadhan (las vacaciones de Eid).

En Arabia la vida transcurre sin gran novedad. A veces con mucha frustración y desencanto… y dan ganas de dejar el país. Pero es ahí cuando el dinero entra a endulzar la situación, pues realmente los sueldos que se pagan allá son demasiado altos como para pensar alejarse por lo menos en un tiempo. Estos días que he estado a en México he notado la situación muy preocupante – mucha insegurar, poca actividad económica al menos en Cuernavaca, juventud poco educada y preparada para entrar al mundo laboral… un país cada vez menos atractivo para la inversión extranjera debido a la inseguridad y corrupción, y a la lentitud de toma de decisiones en el sector gobierno para empujar reformas que hagan al país más competitivo. Pero si tuviera que poner en primer lugar un factor de preocupación, diría que es la falta de educación de calidad y preparación en la gente. Digamos… falta de capital humano, de talento. Ahora entiendo porque con una maestría en una universidad top5 – top10 a nivel mundial y buena experiencia profesional, las compañías están dispuestas a pagarte 2 o 3 veces más de lo que le pagarían a alguien con tu misma edad, años de experiencia, y con una maestría en una universidad no tan reconocida. El 80 – 90 % de la gente en el sector productivo aporta realmente muy poco… muy pocas ideas, muy pocas soluciones… hay mucha gente ganando su sueldo solo por contestar un teléfono, o mandar mails, o llenar un reporte en una hoja de papel todos los días, o por barrer, o por apretar el botón de una máquina. No habrá manera de volvernos un país más productivo? De más vanguardia? De más innovación? Donde la gente o el capital humano que tengamos pueda ser aprovechado en generar conceptos o ideas de más valor intrínseco? Que podamos exportar talento y cerebros en lugar de exportar mojados? Lo dudo mucho… si la lider del sindicato de trabajadores de la educación no puede pronunciar influenza AH1N1 en un discurso público.

En fin, dejando atrás los tintes políticos les cuento que en Arabia ha hecho un calor de los mil infiernos. Llevamos ya al menos tres meses seguidos a más de cuarenta grados todos los días!! Cuándo vamos a parar!!! Espero que a mi regreso el clima empiece a mejorar.

Creo que ya les había contado que tengo departamento nuevo. La verdad estoy muy contento ahí. Tengo que hacerle algunas modificaciones todavía y comprar algunos otros aparatos electricos (como microondas y estufa) pero a grandes rasgos es una vivienda muy digna. Trataré de disfrutarlo más a mi regreso a Arabia. Tengo un vecino de pocamadre, Abullah, que vivió muchos años en Texas y es todo un chicano (el es saudi). La pasamos muy bien, pues me “ha hecho el paro” con muchas cosas en Arabia: desde conseguirme el departamento, conseguirme unos sudanís que me instalaran aires acondicionados, hasta llevar mi ropa a la tintorería cuando se me complica. Es un gran amigo… uno más de los que me he topado en esta aventura del desierto…

Otra novedad en Riyadh es que hace poco hablé por telefono y me contacté por mail también con la gente de la embajada de México en Arabia. Parecen ser personas muy decentes, y pronto los conoceré, pues organizarán la fiesta del día de la independencia a finales de septiembre. Sé que suena extraño, pero en Arabia el 15 de Septiembre coincide con vacaciones religiosas muy importantes, y sería de “mal gusto” y de poca sensibilidad diplomática hacer la fiesta de México. Así es que habrá oportunidad de conocerlos, y de dar el grito aunque sea dos semanas después. Ya les contaré cómo celebran los mexicanos en Arabia! A lo mejor hay oportunidad de traer un poco de producto “belga” a la fiesta.

A mi amiga y lectora Gretel, aprovecho para mandarle un abrazo y aclararle dos o tres preguntas: sí, uno de los gemelos y yo nos parecemos mucho! Segunda: lo que aparecemos fumando en las fotos se llama shisha o narguila (en árabe), que es una pipa donde el humo de vaporiza al pasar por agua, lo que se fuma es tabaco mezclado con frutas. Tercero: si hay Maseca en Arabia para fabricar tortillas. Cuando estén por acá, podríamos hacer una competencia anual de fabricación de tortillas o algo así 🙂 Seguro atraería la atención de los medios de comunicación. Por cierto público, les informo que el esposo de Gretel ya está en Arabia y también se queja del CALOOOOOOOOOOOR para que vean que no soy el único… y si estuvieramos en Sinaloa al menos nos lo podríamos quitar con unas Pacífico y unos clamatos, pero en Arabia nos conformamos con limonada con menta.

Un abrazo a todos. Los envidio pues ya me imagino el desmadre que se vivirá en México durante el mes de septiembre. No olviden beber con moderación en estas fiestas patrias. Mi sugerencia personal? Mezcal michoacano.

Ma salama.

Sheikh Victor

ps. ¿Te gustó el contenido de este artículo? Por favor compártelo en redes sociales usando los botones de Google, Facebook, o Twitter. Así, otros podrán tener acceso. Deja tus comentarios o preguntas en la sección de comentarios. Gracias!